¿Podríamos ver una era de progreso en Latinoamérica?