Paramés sigue captando inversores a pesar de las turbulencias en su fondo estrella