Suiza es la nueva Silicon Valley de las monedas virtuales