Mercados emergentes: ¿han cambiado las reglas del juego?