Gobierno de Bolivia: incremento salarial permite ganancias a las firmas y cuida el empleo

Gobierno de Bolivia: incremento salarial permite ganancias a las firmas y cuida el empleo

Que muestre los cálculos en los que se basó el incremento del salario mínimo

Related image

El Ejecutivo consideró aspectos como la inflación y el crecimiento de la economía en 2017, para establecer el incremento salarial. Instituciones como Cainco y Cadex, ven que el porcentaje es elevado e inadmisible.

El incremento salarial para la gestión 2018 del 5,5% al haber básico y del 3% al Salario Mínimo Nacional (SMN), acordado por el Gobierno y la Central Obrera Boliviana (COB), permite que las empresas sigan funcionando de buena manera, teniendo ganancias, y precautela el empleo, según Mario Guillén, ministro de Economía y Finanzas Públicas.

La autoridad, que estuvo en el programa El Pueblo es Noticia de BTV, justificó su postura explicando que el porcentaje del incremento salarial es fruto del análisis de algunas variables.

“Cuando ellos planteaban un 15% al salario mínimo y un 10% al salario básico (la COB), nosotros veíamos que hacerles caso y desde el punto de vista del Estado, nos significaba realmente bastante dinero, pero también ponían en riesgo la continuidad de muchas empresas, especialmente la pequeñas y medianas”, manifestó Guillén.

El tema del empleo permanente también estaría en riesgo, ya que cuando se establecen incrementos muy grandes, el empresario suele hacer ajuste en el aspecto laboral (despiden personas) y los más perjudicados son los trabajadores antiguos. “Cuando empezamos a subir el salario mínimo nacional, los costos laborales suben y el ajuste siempre lo hacen por el tema laboral”, dijo la autoridad.

Analizando todas esas variables se llegó al acuerdo, en el cual primó el diálogo y la compresión de los trabajadores, con respecto a la situación de las empresas, de acuerdo con Guillén.

Otros aspectos que el Gobierno consideró para determinar esos porcentajes fue la inflación (un 2,71% en 2017) y el aumento del Producto Interno Bruto.

“Una de las premisas que  siempre nosotros hemos tenido a lo largo de estos 12 años, es que el incremento salarial sea real, que esté por encima de la inflación. Otro punto que tomamos en cuenta es el crecimiento del país, que fue de 4,2% en 2017. Esto implica que ha habido una mejora económica”, sostuvo Guillén.

Porcentaje elevado

Más que en incremento, se debe pensar en generar fuentes de empleos para los 4,7 millones de trabajadores que deambulan por las calles. El sector empresarial no espera un porcentaje tan elevado como el 5,5%, debido a que las condiciones económicas no lo permiten, sostuvo Jorge Arias, presidente de Cainco.

Para el empresario, la coyuntura actual por la que atraviesa el país es la principal barrera para asumir la medida. “Estamos perdiendo el consumo interno del país y esto es grave. Dentro de la definición económica estamos en estos momentos en un crecimiento moderado”, señaló.

El presidente de la Cadex, Oswaldo Barriga, indicó que hace una semana realizaron una exposición técnica y económica sobre la actualidad que vive el sector exportador y logístico del país, el cual no puede asumir ningún tipo de incremento salarial (ni mínimo ni básico).

Las empresas que aumenten sus planillas tendrán que recortar sus costos para seguir funcionando. Esto significa que no podrán crecer  o poder crear nuevos empleos, e incluso algunas tendrán que cerrar, según Barriga.

El Deber.

Comments

comments

Related image

El Ejecutivo consideró aspectos como la inflación y el crecimiento de la economía en 2017, para establecer el incremento salarial. Instituciones como Cainco y Cadex, ven que el porcentaje es elevado e inadmisible.

El incremento salarial para la gestión 2018 del 5,5% al haber básico y del 3% al Salario Mínimo Nacional (SMN), acordado por el Gobierno y la Central Obrera Boliviana (COB), permite que las empresas sigan funcionando de buena manera, teniendo ganancias, y precautela el empleo, según Mario Guillén, ministro de Economía y Finanzas Públicas.

La autoridad, que estuvo en el programa El Pueblo es Noticia de BTV, justificó su postura explicando que el porcentaje del incremento salarial es fruto del análisis de algunas variables.

“Cuando ellos planteaban un 15% al salario mínimo y un 10% al salario básico (la COB), nosotros veíamos que hacerles caso y desde el punto de vista del Estado, nos significaba realmente bastante dinero, pero también ponían en riesgo la continuidad de muchas empresas, especialmente la pequeñas y medianas”, manifestó Guillén.

El tema del empleo permanente también estaría en riesgo, ya que cuando se establecen incrementos muy grandes, el empresario suele hacer ajuste en el aspecto laboral (despiden personas) y los más perjudicados son los trabajadores antiguos. “Cuando empezamos a subir el salario mínimo nacional, los costos laborales suben y el ajuste siempre lo hacen por el tema laboral”, dijo la autoridad.

Analizando todas esas variables se llegó al acuerdo, en el cual primó el diálogo y la compresión de los trabajadores, con respecto a la situación de las empresas, de acuerdo con Guillén.

Otros aspectos que el Gobierno consideró para determinar esos porcentajes fue la inflación (un 2,71% en 2017) y el aumento del Producto Interno Bruto.

“Una de las premisas que  siempre nosotros hemos tenido a lo largo de estos 12 años, es que el incremento salarial sea real, que esté por encima de la inflación. Otro punto que tomamos en cuenta es el crecimiento del país, que fue de 4,2% en 2017. Esto implica que ha habido una mejora económica”, sostuvo Guillén.

Porcentaje elevado

Más que en incremento, se debe pensar en generar fuentes de empleos para los 4,7 millones de trabajadores que deambulan por las calles. El sector empresarial no espera un porcentaje tan elevado como el 5,5%, debido a que las condiciones económicas no lo permiten, sostuvo Jorge Arias, presidente de Cainco.

Para el empresario, la coyuntura actual por la que atraviesa el país es la principal barrera para asumir la medida. “Estamos perdiendo el consumo interno del país y esto es grave. Dentro de la definición económica estamos en estos momentos en un crecimiento moderado”, señaló.

El presidente de la Cadex, Oswaldo Barriga, indicó que hace una semana realizaron una exposición técnica y económica sobre la actualidad que vive el sector exportador y logístico del país, el cual no puede asumir ningún tipo de incremento salarial (ni mínimo ni básico).

Las empresas que aumenten sus planillas tendrán que recortar sus costos para seguir funcionando. Esto significa que no podrán crecer  o poder crear nuevos empleos, e incluso algunas tendrán que cerrar, según Barriga.

El Deber.

Comments

comments