Estas son las claves sobre el Value Investing

Estas son las claves sobre el Value Investing

Aunque habría que revisar eso de que desarrollaron este método de inversión basados en la Escuela Austríaca de Economía, tiene mucho sentido

Image result for warren buffett

El Value Investing es una filosofía de inversión que aprovecha las fluctuaciones a corto plazo de las cotizaciones para invertir a largo plazo. Aquí explicamos en qué consiste el Value Investing y cómo hacer uso del mismo.

Value Investing o Inversión en Valor consiste en comprar acciones a un precio más bajo que el de su valor intrínseco, es decir, a un precio más bajo que el valor real de la propia acción. Se calcula sumando los beneficios económicos que nos reportará la acción en el futuro en relación a un criterio de valor presente. También se puede calcular descontando las distribuciones futuras.

No obstante, en cualquier caso, serían cálculos estimados. La diferencia que resulta de descontar el precio de mercado al valor intrínseco de la acción se le conoce como “margen de seguridad”.

Pero, ¿cómo calculamos el precio actual de la acción en el mercado? Para ello nos basamos en un análisis fundamental. Mediante este método podemos realizar estudios de mercado, comprobar los estados financieros de la empresa y determinar el valor intrínseco de las acciones que venden las compañías.

Origen de la utilización del Value Investing

El concepto Value Investing fue creado por Benjamin Graham y David Dodd, profesores en Columbia Business School, basándose en la Escuela Austriaca de Economía. Uno de los discípulos más populares de esta teoría es el inversor Warren Buffett. Gracias a los principios del Value Investing, Buffett se ha convertido en el tercer hombre más rico del planeta, según la revista Forbes. Además, es considerado como uno de los mejores inversores del mundo. Otro inversor conocido por utilizar el sistema Value Investing es Peter Lynch.

El Value Investing surge con el objetivo de aprovechar las fluctuaciones a corto plazo de las cotizaciones, para invertir a largo plazo. La idea es comprar acciones cuyo precio en el mercado actual sea inferior a su valor intrínseco. Si es así, su valor se acabará elevando en un futuro, en el momento en que el mercado se ajuste.

Para entenderlo mejor pongamos un ejemplo. Imagínate que el mercado inmobiliario tiene actualmente valores más bajos de lo habitual, es decir, que las viviendas están más baratas y parece un buen momento para comprar. Gracias a herramientas que funcionan como un asesor financiero, como la app de Fintonic, te das cuenta de que tu situación financiera te permite comprar una vivienda. Elaboras tus presupuestos, compruebas tus ahorros, y decides invertir en la compra de una inmueble. El valor de éste es más bajo de lo habitual o, como hemos comentado, por debajo del valor intrínseco.

El día en el que el sector de la construcción se estabilice, el valor de esa vivienda aumentará. Entonces será el momento perfecto para vender a un precio más elevado por el que la compraste. Por lo tanto, es una inversión a largo plazo, ya que los resultados de esa inversión no se obtienen hasta que no se recupere su valor intrínseco.

Qué es exactamente el margen de seguridad

El margen de seguridad es la diferencia existente entre el valor intrínseco de una acción y su precio actual en el mercado. En palabras de Graham: “el margen de seguridad depende siempre del precio pagado”. Es la cuenta matemática que permite detectar cuando una acción está a un precio inferior de su verdadero valor. El Value Investing se basa principalmente en ese margen de seguridad, ya que busca una conservación del capital como regla fundamental de la inversión.

Cómo seleccionar acciones para la inversión

Si nos basamos en los consejos Graham, para realizar una buena inversión con el método Value Investing debemos analizar los estados:

  • Iremos en busca de posibles activos ocultos, como pueden ser las inversiones en otras compañías, que el mercado no esté teniendo en cuenta. En este sentido, cobra una gran importancia el margen de seguridad, ya que nos ayudará a evitar las decisiones erróneas.
  • Si nos fijamos en los requisitos que deben cumplir las empresas que venden las acciones, deben proceder de empresas que tengan una buena relación beneficio/valor-precio. En este caso esa relación tiene que basarse en precios más bajos al valor intrínseco de la acción.
  • De la misma forma, las empresas deben desarrollar un negocio sencillo y fácilmente entendible. Warren Buffet se fijó en estas cualidades a la hora de invertir. Por ello, no invirtió en valores tecnológicos en la burbuja puntocom. Con el tiempo, descubrió que había tomado una buena decisión.
  • Por otra parte, el equipo que forma parte de la empresa debe transmitir confianza, tener una larga experiencia a sus espaldas y generar valor para los accionistas. Por último, las empresas deben tener una situación financiera estable y sólida, libres de deudas o con deudas controladas.

Si te fijas en estas pautas, el método de Value Investing puede darte muy buenos resultados a largo plazo. Pero, antes de nada, analiza tu situación financiera. Comprueba tu capacidad para invertir. Hoy día, esto es muy sencillo, no necesitas acudir a un profesional, ya que con aplicaciones como la de Fintonic, tienes tu propio asesor financiero en tu smartphone. Esta herramienta te permitirá saber cuál es tu margen de inversión. Una vez compruebes tu capacidad, es momento de buscar la mejor opción para convertirte en un Value Investor.

Cuáles son las características de los Value Investors

Los Value Investors son los inversores que utilizan el método Value Investing. Tras el análisis del perfil de los value investors, se han recogido una serie de características que tienen en común y que con las que deberás contar si quieres ser uno de ellos. Son las siguientes:

1. Tienen tendencia a las inversiones a largo plazo.

2. Aplican de forma sistemática el Value Investing.

3. Otorgan una relevancia baja a los análisis macroeconómicos.

4. Encuentran de poco valor el análisis técnico.

5. Utilizan elementos derivados pero sin aportarles un valor significativo.

Cómo acabas de ver, muchas son las personas que han seguido los pasos de Benjamin Graham, Warren Buffett y Peter Lynch. El Value Investing se ha extendido entre los profesionales de las inversiones. Sus buenos resultados han sido comprobados y corroborados por los Value Investors. Si sigues este método de inversión, podrías convertirte en uno de ellos y hacer aumentar considerablemente tu economía.

Expansión.

Comments

comments

Image result for warren buffett

El Value Investing es una filosofía de inversión que aprovecha las fluctuaciones a corto plazo de las cotizaciones para invertir a largo plazo. Aquí explicamos en qué consiste el Value Investing y cómo hacer uso del mismo.

Value Investing o Inversión en Valor consiste en comprar acciones a un precio más bajo que el de su valor intrínseco, es decir, a un precio más bajo que el valor real de la propia acción. Se calcula sumando los beneficios económicos que nos reportará la acción en el futuro en relación a un criterio de valor presente. También se puede calcular descontando las distribuciones futuras.

No obstante, en cualquier caso, serían cálculos estimados. La diferencia que resulta de descontar el precio de mercado al valor intrínseco de la acción se le conoce como “margen de seguridad”.

Pero, ¿cómo calculamos el precio actual de la acción en el mercado? Para ello nos basamos en un análisis fundamental. Mediante este método podemos realizar estudios de mercado, comprobar los estados financieros de la empresa y determinar el valor intrínseco de las acciones que venden las compañías.

Origen de la utilización del Value Investing

El concepto Value Investing fue creado por Benjamin Graham y David Dodd, profesores en Columbia Business School, basándose en la Escuela Austriaca de Economía. Uno de los discípulos más populares de esta teoría es el inversor Warren Buffett. Gracias a los principios del Value Investing, Buffett se ha convertido en el tercer hombre más rico del planeta, según la revista Forbes. Además, es considerado como uno de los mejores inversores del mundo. Otro inversor conocido por utilizar el sistema Value Investing es Peter Lynch.

El Value Investing surge con el objetivo de aprovechar las fluctuaciones a corto plazo de las cotizaciones, para invertir a largo plazo. La idea es comprar acciones cuyo precio en el mercado actual sea inferior a su valor intrínseco. Si es así, su valor se acabará elevando en un futuro, en el momento en que el mercado se ajuste.

Para entenderlo mejor pongamos un ejemplo. Imagínate que el mercado inmobiliario tiene actualmente valores más bajos de lo habitual, es decir, que las viviendas están más baratas y parece un buen momento para comprar. Gracias a herramientas que funcionan como un asesor financiero, como la app de Fintonic, te das cuenta de que tu situación financiera te permite comprar una vivienda. Elaboras tus presupuestos, compruebas tus ahorros, y decides invertir en la compra de una inmueble. El valor de éste es más bajo de lo habitual o, como hemos comentado, por debajo del valor intrínseco.

El día en el que el sector de la construcción se estabilice, el valor de esa vivienda aumentará. Entonces será el momento perfecto para vender a un precio más elevado por el que la compraste. Por lo tanto, es una inversión a largo plazo, ya que los resultados de esa inversión no se obtienen hasta que no se recupere su valor intrínseco.

Qué es exactamente el margen de seguridad

El margen de seguridad es la diferencia existente entre el valor intrínseco de una acción y su precio actual en el mercado. En palabras de Graham: “el margen de seguridad depende siempre del precio pagado”. Es la cuenta matemática que permite detectar cuando una acción está a un precio inferior de su verdadero valor. El Value Investing se basa principalmente en ese margen de seguridad, ya que busca una conservación del capital como regla fundamental de la inversión.

Cómo seleccionar acciones para la inversión

Si nos basamos en los consejos Graham, para realizar una buena inversión con el método Value Investing debemos analizar los estados:

  • Iremos en busca de posibles activos ocultos, como pueden ser las inversiones en otras compañías, que el mercado no esté teniendo en cuenta. En este sentido, cobra una gran importancia el margen de seguridad, ya que nos ayudará a evitar las decisiones erróneas.
  • Si nos fijamos en los requisitos que deben cumplir las empresas que venden las acciones, deben proceder de empresas que tengan una buena relación beneficio/valor-precio. En este caso esa relación tiene que basarse en precios más bajos al valor intrínseco de la acción.
  • De la misma forma, las empresas deben desarrollar un negocio sencillo y fácilmente entendible. Warren Buffet se fijó en estas cualidades a la hora de invertir. Por ello, no invirtió en valores tecnológicos en la burbuja puntocom. Con el tiempo, descubrió que había tomado una buena decisión.
  • Por otra parte, el equipo que forma parte de la empresa debe transmitir confianza, tener una larga experiencia a sus espaldas y generar valor para los accionistas. Por último, las empresas deben tener una situación financiera estable y sólida, libres de deudas o con deudas controladas.

Si te fijas en estas pautas, el método de Value Investing puede darte muy buenos resultados a largo plazo. Pero, antes de nada, analiza tu situación financiera. Comprueba tu capacidad para invertir. Hoy día, esto es muy sencillo, no necesitas acudir a un profesional, ya que con aplicaciones como la de Fintonic, tienes tu propio asesor financiero en tu smartphone. Esta herramienta te permitirá saber cuál es tu margen de inversión. Una vez compruebes tu capacidad, es momento de buscar la mejor opción para convertirte en un Value Investor.

Cuáles son las características de los Value Investors

Los Value Investors son los inversores que utilizan el método Value Investing. Tras el análisis del perfil de los value investors, se han recogido una serie de características que tienen en común y que con las que deberás contar si quieres ser uno de ellos. Son las siguientes:

1. Tienen tendencia a las inversiones a largo plazo.

2. Aplican de forma sistemática el Value Investing.

3. Otorgan una relevancia baja a los análisis macroeconómicos.

4. Encuentran de poco valor el análisis técnico.

5. Utilizan elementos derivados pero sin aportarles un valor significativo.

Cómo acabas de ver, muchas son las personas que han seguido los pasos de Benjamin Graham, Warren Buffett y Peter Lynch. El Value Investing se ha extendido entre los profesionales de las inversiones. Sus buenos resultados han sido comprobados y corroborados por los Value Investors. Si sigues este método de inversión, podrías convertirte en uno de ellos y hacer aumentar considerablemente tu economía.

Expansión.

Comments

comments