Espert y la nueva meta de inflación: Sturzenegger hizo una jugada política espectacular para sí

Espert y la nueva meta de inflación: Sturzenegger hizo una jugada política espectacular para sí

Hay optimismo: en 2018 Argentina va a volver a crecer

José Luis Espert opinó que el anuncio del “recalibramiento” de la meta de inflación del jueves pasado se trató de una jugada política “espectacular” del presidente del Banco Central (BCRA), Federico Sturzenegger, con la que “comprometió” a todo el gabinete económico de Mauricio Macri a combatir el aumento generalizado de los precios a cambio de bajar las tasas de las Lebac.

“Esto fue una jugada política de Sturzenegger espectacular, pero para sí mismo. Sturzenegger no es un hombre impoluto de la política. Es un bicho de la política. No es un pobre tipo al que apretaron y que tuvo que entregar sus funciones. Lo llevaron a bajar la tasa de interés y él aceptó, pero decidió no ser el único de que pague el costo político de esto. Ahora todo el Gobierno quedó comprometido en la lucha por la baja de la inflación, que se encamina a estar entre 20% y 25%”, comentó en A24.

Además, el economista analizó los efectos del cambio de meta de inflación delineados por el Gobiernoobjetivos que consideró “más realistas” aunque volvió a criticar al Ejecutivo por no dar más precisiones sobre “cómo se van a cumplir las nuevas metas”.

“A mí siempre me pareció muy poco seria la idea de que sin un ajuste fiscal severo y con la emisión monetaria del BCRA se iba a poder algún día cumplir con la meta de bajar la inflación. Este cambio por lo menos avanza en ser más realistas, pero es poco serio no decir cómo van a cumplir las metas. El 15% del presupuesto sancionado el día anterior a la conferencia de prensa estaba alineado con las metas anteriores. Es poco serio”, señaló.

En ese sentido, Espert consideró “muy difícil” cumplir la nueva meta de inflación de 15% para este año si el gobierno no realiza un ajuste fiscal “más severo” y “fuerte”.

“No van a cumplir el 15%, salvo que no ajusten tarifas, lo que sería un error. No va a ser fácil cumplir la meta de inflación. Si quieren bajar la inflación más rápido tienen que hacer un fuerte ajuste fiscal. Hoy el único ajuste que está ocurriendo es en subsidios en servicios públicos, el ajuste debe ser mucho más severo”.

No obstante, Espert consideró que 2017 “fue un buen año” en comparación con 2016 debido a que la economía retomó el rumbo del crecimiento y señaló que el país tiene “chances de lograr varios años más de recuperación”, que podría incluir 2018 y 2019, aunque se distanció del optimismo oficial al dudar que se trate de un crecimiento sostenible a largo plazo.

“Fue un buen año porque pudimos crecer, diría. Yo creo que esta vez tenemos chances de lograr varios años de rebote, de hecho en 2018 Argentina va a volver a crecer”.

Y explicó: “El año pasado fue el primero de varios años de recuperación. La discusión para mí es cuánto se puede sostener. El Presidente dice que hemos empezado una recuperación sana y sostenible, yo no creo que sea así, pero sí veo varios años de recuperación. Por ahora estamos con el nivel de actividad de la época de Cristina Kirchner.”

Y concluyó: “Creo que la sociedad lamentablemente tiene una opinión equivocada acerca de los déficits fiscales. El sector privado le compró el discurso a la política, de que si ajusta la política estalla todo. Los estallidos sociales son consecuencia de no haber saneado previamente los déficits fiscales”.

iProfesional.

Comments

comments

José Luis Espert opinó que el anuncio del “recalibramiento” de la meta de inflación del jueves pasado se trató de una jugada política “espectacular” del presidente del Banco Central (BCRA), Federico Sturzenegger, con la que “comprometió” a todo el gabinete económico de Mauricio Macri a combatir el aumento generalizado de los precios a cambio de bajar las tasas de las Lebac.

“Esto fue una jugada política de Sturzenegger espectacular, pero para sí mismo. Sturzenegger no es un hombre impoluto de la política. Es un bicho de la política. No es un pobre tipo al que apretaron y que tuvo que entregar sus funciones. Lo llevaron a bajar la tasa de interés y él aceptó, pero decidió no ser el único de que pague el costo político de esto. Ahora todo el Gobierno quedó comprometido en la lucha por la baja de la inflación, que se encamina a estar entre 20% y 25%”, comentó en A24.

Además, el economista analizó los efectos del cambio de meta de inflación delineados por el Gobiernoobjetivos que consideró “más realistas” aunque volvió a criticar al Ejecutivo por no dar más precisiones sobre “cómo se van a cumplir las nuevas metas”.

“A mí siempre me pareció muy poco seria la idea de que sin un ajuste fiscal severo y con la emisión monetaria del BCRA se iba a poder algún día cumplir con la meta de bajar la inflación. Este cambio por lo menos avanza en ser más realistas, pero es poco serio no decir cómo van a cumplir las metas. El 15% del presupuesto sancionado el día anterior a la conferencia de prensa estaba alineado con las metas anteriores. Es poco serio”, señaló.

En ese sentido, Espert consideró “muy difícil” cumplir la nueva meta de inflación de 15% para este año si el gobierno no realiza un ajuste fiscal “más severo” y “fuerte”.

“No van a cumplir el 15%, salvo que no ajusten tarifas, lo que sería un error. No va a ser fácil cumplir la meta de inflación. Si quieren bajar la inflación más rápido tienen que hacer un fuerte ajuste fiscal. Hoy el único ajuste que está ocurriendo es en subsidios en servicios públicos, el ajuste debe ser mucho más severo”.

No obstante, Espert consideró que 2017 “fue un buen año” en comparación con 2016 debido a que la economía retomó el rumbo del crecimiento y señaló que el país tiene “chances de lograr varios años más de recuperación”, que podría incluir 2018 y 2019, aunque se distanció del optimismo oficial al dudar que se trate de un crecimiento sostenible a largo plazo.

“Fue un buen año porque pudimos crecer, diría. Yo creo que esta vez tenemos chances de lograr varios años de rebote, de hecho en 2018 Argentina va a volver a crecer”.

Y explicó: “El año pasado fue el primero de varios años de recuperación. La discusión para mí es cuánto se puede sostener. El Presidente dice que hemos empezado una recuperación sana y sostenible, yo no creo que sea así, pero sí veo varios años de recuperación. Por ahora estamos con el nivel de actividad de la época de Cristina Kirchner.”

Y concluyó: “Creo que la sociedad lamentablemente tiene una opinión equivocada acerca de los déficits fiscales. El sector privado le compró el discurso a la política, de que si ajusta la política estalla todo. Los estallidos sociales son consecuencia de no haber saneado previamente los déficits fiscales”.

iProfesional.

Comments

comments