Bolivia: Cinco empresas estatales no ejecutaron ni 40% de recursos

Bolivia: Cinco empresas estatales no ejecutaron ni 40% de recursos

La que concentra los mayores recursos, YPFB, apenas alcanzó al 74,2% de ejecución

En  2017, al menos cinco empresas del Estado no llegaron ni al 40% de ejecución presupuestaria.

Mientras que la compañía más grande del país y que concentra los mayores recursos, YPFB, apenas alcanzó al 74,2%, de acuerdo con los datos del Sistema Integrado de Gestión y Modernización Administrativa (SIGMA).

La Empresa Siderúrgica del Mutún (ESM)  sólo llegó al 12,6%; le sigue la Gestora Pública de Seguridad Social con el 20,9%; la Empresa Pública Quipus, con el 34%;  Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB) con el 38,3% y la Empresa Editorial del Estado, 38,6% (ver cuadro).

A diferencia de las anteriores, la estatal que tuvo  mayor eficacia en la ejecución de sus recursos fue la Empresa Metalúrgica Vinto, que alcanzó un 96,2%.

El miembro del directorio de la ESM, Emilio Roda, explicó que entre 2016 y 2017  la estatal tenía el soporte del Tesoro General del Estado, con el que se cubría los gastos que se tenían, principalmente por pago de salarios y de servicios, por lo que el monto presupuestado no se pudo ejecutar.

“La dificultad era que si bien teníamos presupuestado, no se concretó como ingresos reales, el problema era que se producía minerales, pero no se vendía, por lo tanto los ingresos que pasaron a ser el presupuesto no se concretaron, por eso fue la baja ejecución”, indicó.

Agregó que para este año la ESM tiene una dinámica más efectiva y que ya logró vender; además, que en las siguientes semanas se prevé aprobar el Programa Operativo Anual, que incluirá el crédito del Eximbank por 396 millones de dólares.

Entretanto, el director administrativo de YLB, Gustavo Arteaga, afirmó que la ejecución del 38,3% se debe a los siguientes aspectos: la empresa fue constituida como estratégica a mediados de 2017, antes era dependiente de la Comibol.

Otra de las razones fue que el trámite de pasar de una unidad ejecutora a una empresa estratégica toma su tiempo, hecho que influyó en el retraso; además que el corte presupuestario dependiente de la Comibol  para que YLB administre sus recursos recién se dio en agosto pasado.

“YLB aclara que no se puede acelerar la ejecución de un presupuesto y menos si es de una gestión que ya está cerrada.  Lo que está haciendo YLB como empresa estratégica del Estado es ejecutar su presupuesto de gastos 2018 de acuerdo al Plan Operativo Anual que tiene”, enfatizó Arteaga.

Según YLB, para este año se fijó 1.500 millones de bolivianos y a la fecha ya se tiene una ejecución del 8%, avance que está dentro de la planificación establecida.

En el caso de Quipus, este medio envió un cuestionario que hasta el cierre de edición no contestaron.

De acuerdo con el libro Las Empresas Públicas en el Nuevo Modelo Económico Boliviano, publicado por el Ministerio de Economía, la ejecución presupuestaria de la Empresa Pública Quipus nunca superó el 59% desde que comenzó a operar.

En 2016 el nivel  cerró en 45%. Para el año pasado, el ministro de Desarrollo Productivo, Eugenio Rojas, durante el informe de rendición de cuentas  no precisó la cifra de 2017.

En el caso del Editorial del Estado, fue inaugurado   en  diciembre de 2017 y su presupuesto fue aprobado el 29 de diciembre del mismo año, por lo que recién se arrancó con la operación, confirmaron fuentes oficiales.

En el caso de la  Gestora Pública, que debía iniciar operaciones en septiembre de 2017,  postergó ese plazo  hasta marzo de 2019 debido a que  la migración de datos al software  tuvo problemas.

Página Siete.

Comments

comments

En  2017, al menos cinco empresas del Estado no llegaron ni al 40% de ejecución presupuestaria.

Mientras que la compañía más grande del país y que concentra los mayores recursos, YPFB, apenas alcanzó al 74,2%, de acuerdo con los datos del Sistema Integrado de Gestión y Modernización Administrativa (SIGMA).

La Empresa Siderúrgica del Mutún (ESM)  sólo llegó al 12,6%; le sigue la Gestora Pública de Seguridad Social con el 20,9%; la Empresa Pública Quipus, con el 34%;  Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB) con el 38,3% y la Empresa Editorial del Estado, 38,6% (ver cuadro).

A diferencia de las anteriores, la estatal que tuvo  mayor eficacia en la ejecución de sus recursos fue la Empresa Metalúrgica Vinto, que alcanzó un 96,2%.

El miembro del directorio de la ESM, Emilio Roda, explicó que entre 2016 y 2017  la estatal tenía el soporte del Tesoro General del Estado, con el que se cubría los gastos que se tenían, principalmente por pago de salarios y de servicios, por lo que el monto presupuestado no se pudo ejecutar.

“La dificultad era que si bien teníamos presupuestado, no se concretó como ingresos reales, el problema era que se producía minerales, pero no se vendía, por lo tanto los ingresos que pasaron a ser el presupuesto no se concretaron, por eso fue la baja ejecución”, indicó.

Agregó que para este año la ESM tiene una dinámica más efectiva y que ya logró vender; además, que en las siguientes semanas se prevé aprobar el Programa Operativo Anual, que incluirá el crédito del Eximbank por 396 millones de dólares.

Entretanto, el director administrativo de YLB, Gustavo Arteaga, afirmó que la ejecución del 38,3% se debe a los siguientes aspectos: la empresa fue constituida como estratégica a mediados de 2017, antes era dependiente de la Comibol.

Otra de las razones fue que el trámite de pasar de una unidad ejecutora a una empresa estratégica toma su tiempo, hecho que influyó en el retraso; además que el corte presupuestario dependiente de la Comibol  para que YLB administre sus recursos recién se dio en agosto pasado.

“YLB aclara que no se puede acelerar la ejecución de un presupuesto y menos si es de una gestión que ya está cerrada.  Lo que está haciendo YLB como empresa estratégica del Estado es ejecutar su presupuesto de gastos 2018 de acuerdo al Plan Operativo Anual que tiene”, enfatizó Arteaga.

Según YLB, para este año se fijó 1.500 millones de bolivianos y a la fecha ya se tiene una ejecución del 8%, avance que está dentro de la planificación establecida.

En el caso de Quipus, este medio envió un cuestionario que hasta el cierre de edición no contestaron.

De acuerdo con el libro Las Empresas Públicas en el Nuevo Modelo Económico Boliviano, publicado por el Ministerio de Economía, la ejecución presupuestaria de la Empresa Pública Quipus nunca superó el 59% desde que comenzó a operar.

En 2016 el nivel  cerró en 45%. Para el año pasado, el ministro de Desarrollo Productivo, Eugenio Rojas, durante el informe de rendición de cuentas  no precisó la cifra de 2017.

En el caso del Editorial del Estado, fue inaugurado   en  diciembre de 2017 y su presupuesto fue aprobado el 29 de diciembre del mismo año, por lo que recién se arrancó con la operación, confirmaron fuentes oficiales.

En el caso de la  Gestora Pública, que debía iniciar operaciones en septiembre de 2017,  postergó ese plazo  hasta marzo de 2019 debido a que  la migración de datos al software  tuvo problemas.

Página Siete.

Comments

comments