Bolivia: Afirman que menor liquidez impulsa de tasas de interés al alza

Bolivia: Afirman que menor liquidez impulsa de tasas de interés al alza

¿La actual coyuntura realmente llama a invertir?

¿La actual coyuntura invita a invertir? Destacarían la situación económica favorable para ahorristas e inversionistas.

En un entorno de alta liquidez, las tasas de interés se mantienen a la baja y tanto ahorristas, como inversionistas encuentran dificultades para rentabilizar sus excedentes. Esa situación se vivió en Bolivia en los últimos años, pero de un tiempo a esta parte la tortilla se dio la vuelta.

A partir de 2014, el sistema financiero tiene una dinámica de crecimiento muy diferente. Antes, la cartera y el número de prestatarios crecían de la mano; por ejemplo, hasta 2013, el número de prestatarios crecía cada año a una tasa de dos dígitos (en promedio, 13.5% durante el período 2011-3013); y a partir de entonces este indicador cayó abruptamente a un promedio de 2,3% para el período 2014-2016).

Esto significa que el crecimiento de la cartera de créditos de los bancos se debe principalmente a que el monto prestado promedio es cada vez mayor y por tanto, la concentración del crédito es también cada vez mayor.

Otra característica. Era el crecimiento de los depósitos a mayor ritmo que la cartera, lo que dejaba a los bancos grandes márgenes de liquidez. Esta situación se mantuvo hasta 2015 y se dio la vuelta en 2016, cuando las colocaciones crecieron un 17,9% y los depósitos solamente se incrementaron en un 2,5%.

En el primer semestre de 2017 la tendencia es la misma. En la siguiente tabla se puede apreciar que la cartera de créditos es un porcentaje cada vez mayor del saldo de depósitos del público, pasando en tan solo un año, de 84,8% a 96,4%:

En las últimas semanas, varios bancos han anunciado nuevas emisiones de bonos bancarios bursátiles a través de la Bolsa Boliviana de Valores, buscando una fuente de fondeo de bajo costo; y de esa manera compensar el débil crecimiento de las captaciones del público.

La situación real. En circunstancias como estas cabe esperar un repunte en las tasas de interés pasivas ofrecidas por los bancos; pero tal fenómeno aún no se presenta, por lo que la autoridad fiscalizadora de los bancos, a mediados de junio, hizo un llamado público a las entidades financieras para que hagan un mayor esfuerzo para competir por los ahorros del público (Página Siete, 13 de junio de 2017). Si bien los bancos no ofrecen mejores tasas de forma pública, sí parecen estar ofreciendo mejores tasas de forma selectiva. Esto puede apreciarse en la evolución de la tasa de referencia del sistema financiero (TRE), que muestra una tendencia claramente ascendente a lo largo del primer semestre de 2017. Los prestatarios que tienen créditos pactados del tipo “X%+ TRE” vieron incrementarse sus cuotas más allá de toda previsión, pues en los últimos años las variaciones en la TRE eran mínimas.

Otro punto. La menor liquidez de los bancos también se manifestó en las tasas de interés de las operaciones de reporto en la Bolsa Boliviana de Valores; en el momento más álgido, las tasas máximas sobrepasaron el 10%, cuando lo habitual es que estas tasas se mantengan por debajo de 2%. A la fecha, las tasas de las operaciones de reporto continúan siendo altas, manteniéndose en alrededor del 6%, lo que para cualquier inversionista representa una gran oportunidad.

EL DÍA

Comments

comments

¿La actual coyuntura invita a invertir? Destacarían la situación económica favorable para ahorristas e inversionistas.

En un entorno de alta liquidez, las tasas de interés se mantienen a la baja y tanto ahorristas, como inversionistas encuentran dificultades para rentabilizar sus excedentes. Esa situación se vivió en Bolivia en los últimos años, pero de un tiempo a esta parte la tortilla se dio la vuelta.

A partir de 2014, el sistema financiero tiene una dinámica de crecimiento muy diferente. Antes, la cartera y el número de prestatarios crecían de la mano; por ejemplo, hasta 2013, el número de prestatarios crecía cada año a una tasa de dos dígitos (en promedio, 13.5% durante el período 2011-3013); y a partir de entonces este indicador cayó abruptamente a un promedio de 2,3% para el período 2014-2016).

Esto significa que el crecimiento de la cartera de créditos de los bancos se debe principalmente a que el monto prestado promedio es cada vez mayor y por tanto, la concentración del crédito es también cada vez mayor.

Otra característica. Era el crecimiento de los depósitos a mayor ritmo que la cartera, lo que dejaba a los bancos grandes márgenes de liquidez. Esta situación se mantuvo hasta 2015 y se dio la vuelta en 2016, cuando las colocaciones crecieron un 17,9% y los depósitos solamente se incrementaron en un 2,5%.

En el primer semestre de 2017 la tendencia es la misma. En la siguiente tabla se puede apreciar que la cartera de créditos es un porcentaje cada vez mayor del saldo de depósitos del público, pasando en tan solo un año, de 84,8% a 96,4%:

En las últimas semanas, varios bancos han anunciado nuevas emisiones de bonos bancarios bursátiles a través de la Bolsa Boliviana de Valores, buscando una fuente de fondeo de bajo costo; y de esa manera compensar el débil crecimiento de las captaciones del público.

La situación real. En circunstancias como estas cabe esperar un repunte en las tasas de interés pasivas ofrecidas por los bancos; pero tal fenómeno aún no se presenta, por lo que la autoridad fiscalizadora de los bancos, a mediados de junio, hizo un llamado público a las entidades financieras para que hagan un mayor esfuerzo para competir por los ahorros del público (Página Siete, 13 de junio de 2017). Si bien los bancos no ofrecen mejores tasas de forma pública, sí parecen estar ofreciendo mejores tasas de forma selectiva. Esto puede apreciarse en la evolución de la tasa de referencia del sistema financiero (TRE), que muestra una tendencia claramente ascendente a lo largo del primer semestre de 2017. Los prestatarios que tienen créditos pactados del tipo “X%+ TRE” vieron incrementarse sus cuotas más allá de toda previsión, pues en los últimos años las variaciones en la TRE eran mínimas.

Otro punto. La menor liquidez de los bancos también se manifestó en las tasas de interés de las operaciones de reporto en la Bolsa Boliviana de Valores; en el momento más álgido, las tasas máximas sobrepasaron el 10%, cuando lo habitual es que estas tasas se mantengan por debajo de 2%. A la fecha, las tasas de las operaciones de reporto continúan siendo altas, manteniéndose en alrededor del 6%, lo que para cualquier inversionista representa una gran oportunidad.

EL DÍA

Comments

comments