Bitcoin, la madre de todas las burbujas según Roubini

Bitcoin, la madre de todas las burbujas según Roubini

Parece tener argumentos válidos

Nouriel Roubini, profesor de Economía de la Universidad de Nueva York y uno de los economistas que anticipó la última crisis financiera con precisión, cree que las criptodivisas “son como la típica burbuja financiera, los inversores no las compran para usarlas en transacciones, sino porque esperan que suban de precio”.

Este economista explica en un artículo publicado en Project Syndicate que las divisas digitales como el bitcoin “no cumplen ni siquiera su propio propósito. Al igual que una divisa, el bitcoin debería valor como unidad de cuenta, medio de pago y reserva de valor. No es ninguna de estas cosas”, destaca el economista.

Pocos comercios aceptan las criptodivisas, los precios se mueven tanto y con tanta violencia que tampoco sirve como reserva de valor. “Es como la típica burbuja financiera”, asegura Roubini.

Drogas y lavado de capitales

“Hasta ahora, el único uso real del bitcoin ha sido facilitar las actividades ilegales como el tráfico de drogas, la evasión fiscal, la elusión de controles de capital o el lavado de dinero. No es de extrañar que loes estados del G20 estén trabajando para regular las divisas digitales y eliminar el anonimato”, señala el profesor de la Universidad de Nueva York.

Por otro lado, Roubini comenta que este tipo de activos no tienen valor intrínseco, “mientras que el dinero fiduciario sí lo tiene, porque se usa para pagar los impuestos. El dinero fiduaciario también están protegidas por los bancos centrales que se comprometen con la estabilidad de precios; si una moneda fiduciaria pierde credibilidad, como en algunos sistemas monetarios débiles con elevada inflación, intercambiará por monedas fiduciarias extranjeras más estables o por activos reales”, asegura este economista.

Por otro lado, Roubini argumenta que si el bitcoin pretende sustituir a las monedas de curso legal tiene un serio problema: una oferta limitada de 21 millones de unidades, puesto que con una cantidad limitada de base monetaria, la economía podría verse abocada a la deflación.

Deflación eterna

“Esto significa que si el bitcoin sustituyera a una divisa fiduciaria, el IPC caería de forma continua. Por lo tanto, cualquier contrato nominal de deuda denominada en bitcoin vería incrementar su valor real con el tiempo, lo que llevaría una deflación de deuda que, según el economista Irving Fisher, desembocó en la Gran Depresión”, sostiene Roubini.

Por otro lado, si los salarios nominales siguen siendo rígidos a la baja, el pago de los sueldos con bitcoin implicaría que “los salarios reales aumentarían siempre, independientemente del crecimiento de la productividad, lo que también podría acabar en un desastre económico”.

“Claramente, el bitcoin y las otras criptodivisas representan la madre de todas las burbujas, lo que explica por qué cada ser humano que conocí entre Acción de Gracias y Navidad de 2017 me preguntó si debía comprarlas”, sentencia este economista.

El Economista.

Comments

comments

Nouriel Roubini, profesor de Economía de la Universidad de Nueva York y uno de los economistas que anticipó la última crisis financiera con precisión, cree que las criptodivisas “son como la típica burbuja financiera, los inversores no las compran para usarlas en transacciones, sino porque esperan que suban de precio”.

Este economista explica en un artículo publicado en Project Syndicate que las divisas digitales como el bitcoin “no cumplen ni siquiera su propio propósito. Al igual que una divisa, el bitcoin debería valor como unidad de cuenta, medio de pago y reserva de valor. No es ninguna de estas cosas”, destaca el economista.

Pocos comercios aceptan las criptodivisas, los precios se mueven tanto y con tanta violencia que tampoco sirve como reserva de valor. “Es como la típica burbuja financiera”, asegura Roubini.

Drogas y lavado de capitales

“Hasta ahora, el único uso real del bitcoin ha sido facilitar las actividades ilegales como el tráfico de drogas, la evasión fiscal, la elusión de controles de capital o el lavado de dinero. No es de extrañar que loes estados del G20 estén trabajando para regular las divisas digitales y eliminar el anonimato”, señala el profesor de la Universidad de Nueva York.

Por otro lado, Roubini comenta que este tipo de activos no tienen valor intrínseco, “mientras que el dinero fiduciario sí lo tiene, porque se usa para pagar los impuestos. El dinero fiduaciario también están protegidas por los bancos centrales que se comprometen con la estabilidad de precios; si una moneda fiduciaria pierde credibilidad, como en algunos sistemas monetarios débiles con elevada inflación, intercambiará por monedas fiduciarias extranjeras más estables o por activos reales”, asegura este economista.

Por otro lado, Roubini argumenta que si el bitcoin pretende sustituir a las monedas de curso legal tiene un serio problema: una oferta limitada de 21 millones de unidades, puesto que con una cantidad limitada de base monetaria, la economía podría verse abocada a la deflación.

Deflación eterna

“Esto significa que si el bitcoin sustituyera a una divisa fiduciaria, el IPC caería de forma continua. Por lo tanto, cualquier contrato nominal de deuda denominada en bitcoin vería incrementar su valor real con el tiempo, lo que llevaría una deflación de deuda que, según el economista Irving Fisher, desembocó en la Gran Depresión”, sostiene Roubini.

Por otro lado, si los salarios nominales siguen siendo rígidos a la baja, el pago de los sueldos con bitcoin implicaría que “los salarios reales aumentarían siempre, independientemente del crecimiento de la productividad, lo que también podría acabar en un desastre económico”.

“Claramente, el bitcoin y las otras criptodivisas representan la madre de todas las burbujas, lo que explica por qué cada ser humano que conocí entre Acción de Gracias y Navidad de 2017 me preguntó si debía comprarlas”, sentencia este economista.

El Economista.

Comments

comments