Banco Mundial: Bolivia es uno de los países con mayor presión impositiva

Banco Mundial: Bolivia es uno de los países con mayor presión impositiva

En criterio del Gobierno, la presión impositiva en Bolivia no es excesiva

Bolivia está entre los países que más impuestos le cobra a ciudadanos y empresas, ya que la presión tributaria está seis puntos y medio por encima del promedio de Latinoamérica (20,1%), según revela el informe semestral del Banco Mundial Ajuste fiscal en América Latina y el Caribe: ¿Costos en el corto plazo, beneficios en el largo? Publicado el 17 de abril.

El reporte tiene como fuente el World Economic Outlook del Fondo Monetario Internacional (FMI) que define a este indicador como la suma de ingresos tributarios y las contribuciones a la seguridad social como porcentaje del PIB.

El informe revela  que el promedio en Latinoamérica es del 20,1% del PIB, mientras que en Bolivia es 26,6% (ver gráfica).

El porcentaje  coloca al país   por encima de  Paraguay, México, Perú, Panamá, Ecuador, Chile y Colombia, entre otros.

Además, Bolivia ocupa el sexto puesto entre los países que sobrepasan el promedio regional.

El primer lugar en presión tributaria lo  lideran los miembros de la OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico, instancia que reúne a 34 países comprometidos con las economías de mercado, que en su conjunto representan el 80% del PIB mundial), con el 34,5%.

En América Latina el primer lugar está ocupado por   Argentina  y le siguen Barbados, Bélice, Brasil y Uruguay.

“Esta evidencia sugiere que llevar a cabo un ajuste fiscal principalmente a través de la elevación  de impuestos puede perjudicar significativamente la actividad económica en los países de América Latina con altos niveles de impuestos como Argentina y Uruguay (como ocurre en la mayoría de países europeos)”, advierte el análisis del BM.

En junio de 2017, el presidente del Servicio de Impuestos Nacionales (SIN), Mario Cazón, aseguró que la presión tributaria en el país es del 16,5% respecto al PIB , un porcentaje que en su criterio no era “excesivo”.

En ese entonces también descalificó las afirmaciones de “opinadores” que advertían  que la carga tributaria en el país  está entre el 25% y 50% del PIB.

Sin embargo, el Ministerio de Economía en su boletín económico N° 7 de 2017  detalló que la presión tributaria sin el Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) era 20,4% y globalmente a 23%, aunque en 2013 y 2014 había llegado a 28,3%.

En este mes, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) publicó el informe Actualización de la presión fiscal equivalente en América Latina y el Caribe, en el que refleja también que  Bolivia es el segundo país con mayor presión impositiva , ya que casi alcanza el 34% del PIB, si se consideran los conceptos de renta, IVA y contribución a la seguridad social, entre otros.

Al respecto, el presidente de la Cámara Departamental de Industrias de La Paz (Cadinpaz), Ibo Blazicevic, afirmó que la mayor presión tributaria que se aplica a los empresarios en el país afecta la competitividad.

Citó como  ejemplo  el Impuesto al Consumo Específico (ICE) para la cerveza, que es  el más alto de Latinoamérica, con una tasa de   35%, en otras regiones oscila entre 8% y 9%.

El padrón de contribuyentes, según la memoria de Impuestos Nacionales 2015, llegaba ese año  a 813.344, de los cuales los activos sumaban sólo 353.226.

Punto de vista

Roberto ugarteExpresidente de Impuestos

“El nivel  es por el crecimiento de la economía”

El informe del Banco Mundial orienta su análisis al efecto “impuestos en la economía” y sostiene que en el caso Bolivia es nulo el efecto multiplicador (ante cualquier alza de las tasas impositivas, ésta no tiene efecto en las empresas y en las actividades).

La presión tributaria en Bolivia bordea el 26%, por encima de del promedio de América Latina. Esto se debe al crecimiento de la economía  por efecto de los precios favorables del petróleo y la modernización del control de  los impuestos.

En el cálculo de la presión tributaria no entra el Impuesto Directo a los Hidrocarburos, puesto que los demás países no incorporan este tipo de tributos, denominados royalties.

Al estar por encima del promedio de América Latina, es que Bolivia tiene un sistema tributario de base amplia.

Por ejemplo,  el Impuesto al Valor Agregado (IVA) se aplica una sola tasa impositiva en general, mientras que en muchos países tiene diferencias en sus alícuotas y muchas exenciones. Lo que significa que la carga impositiva al consumidor es diferenciado.

Por estas razones la presión tributaria en el país está por encima del promedio. Sería interesante aplicar tasas impositivas diferenciadas para aliviar la carga al consumidor, cómo por ejemplo aplicar menores tasas del IVA a productos de primera necesidad, medicamentos y otros.

Comments

comments

Bolivia está entre los países que más impuestos le cobra a ciudadanos y empresas, ya que la presión tributaria está seis puntos y medio por encima del promedio de Latinoamérica (20,1%), según revela el informe semestral del Banco Mundial Ajuste fiscal en América Latina y el Caribe: ¿Costos en el corto plazo, beneficios en el largo? Publicado el 17 de abril.

El reporte tiene como fuente el World Economic Outlook del Fondo Monetario Internacional (FMI) que define a este indicador como la suma de ingresos tributarios y las contribuciones a la seguridad social como porcentaje del PIB.

El informe revela  que el promedio en Latinoamérica es del 20,1% del PIB, mientras que en Bolivia es 26,6% (ver gráfica).

El porcentaje  coloca al país   por encima de  Paraguay, México, Perú, Panamá, Ecuador, Chile y Colombia, entre otros.

Además, Bolivia ocupa el sexto puesto entre los países que sobrepasan el promedio regional.

El primer lugar en presión tributaria lo  lideran los miembros de la OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico, instancia que reúne a 34 países comprometidos con las economías de mercado, que en su conjunto representan el 80% del PIB mundial), con el 34,5%.

En América Latina el primer lugar está ocupado por   Argentina  y le siguen Barbados, Bélice, Brasil y Uruguay.

“Esta evidencia sugiere que llevar a cabo un ajuste fiscal principalmente a través de la elevación  de impuestos puede perjudicar significativamente la actividad económica en los países de América Latina con altos niveles de impuestos como Argentina y Uruguay (como ocurre en la mayoría de países europeos)”, advierte el análisis del BM.

En junio de 2017, el presidente del Servicio de Impuestos Nacionales (SIN), Mario Cazón, aseguró que la presión tributaria en el país es del 16,5% respecto al PIB , un porcentaje que en su criterio no era “excesivo”.

En ese entonces también descalificó las afirmaciones de “opinadores” que advertían  que la carga tributaria en el país  está entre el 25% y 50% del PIB.

Sin embargo, el Ministerio de Economía en su boletín económico N° 7 de 2017  detalló que la presión tributaria sin el Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) era 20,4% y globalmente a 23%, aunque en 2013 y 2014 había llegado a 28,3%.

En este mes, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) publicó el informe Actualización de la presión fiscal equivalente en América Latina y el Caribe, en el que refleja también que  Bolivia es el segundo país con mayor presión impositiva , ya que casi alcanza el 34% del PIB, si se consideran los conceptos de renta, IVA y contribución a la seguridad social, entre otros.

Al respecto, el presidente de la Cámara Departamental de Industrias de La Paz (Cadinpaz), Ibo Blazicevic, afirmó que la mayor presión tributaria que se aplica a los empresarios en el país afecta la competitividad.

Citó como  ejemplo  el Impuesto al Consumo Específico (ICE) para la cerveza, que es  el más alto de Latinoamérica, con una tasa de   35%, en otras regiones oscila entre 8% y 9%.

El padrón de contribuyentes, según la memoria de Impuestos Nacionales 2015, llegaba ese año  a 813.344, de los cuales los activos sumaban sólo 353.226.

Punto de vista

Roberto ugarteExpresidente de Impuestos

“El nivel  es por el crecimiento de la economía”

El informe del Banco Mundial orienta su análisis al efecto “impuestos en la economía” y sostiene que en el caso Bolivia es nulo el efecto multiplicador (ante cualquier alza de las tasas impositivas, ésta no tiene efecto en las empresas y en las actividades).

La presión tributaria en Bolivia bordea el 26%, por encima de del promedio de América Latina. Esto se debe al crecimiento de la economía  por efecto de los precios favorables del petróleo y la modernización del control de  los impuestos.

En el cálculo de la presión tributaria no entra el Impuesto Directo a los Hidrocarburos, puesto que los demás países no incorporan este tipo de tributos, denominados royalties.

Al estar por encima del promedio de América Latina, es que Bolivia tiene un sistema tributario de base amplia.

Por ejemplo,  el Impuesto al Valor Agregado (IVA) se aplica una sola tasa impositiva en general, mientras que en muchos países tiene diferencias en sus alícuotas y muchas exenciones. Lo que significa que la carga impositiva al consumidor es diferenciado.

Por estas razones la presión tributaria en el país está por encima del promedio. Sería interesante aplicar tasas impositivas diferenciadas para aliviar la carga al consumidor, cómo por ejemplo aplicar menores tasas del IVA a productos de primera necesidad, medicamentos y otros.

Comments

comments