¿Por qué no estás leyendo a Jesús Huerta de Soto?

¿Por qué no estás leyendo a Jesús Huerta de Soto?

|
jesus huerta de soto

Por: Jeff Deist

Jesús Huerta de Soto es probablemente el pensador austro-libertario más importante que no estás leyendo, pero eso tiene fácil solución. Su increíble tratado bancario, titulado Dinero, crédito bancario y ciclos económicos se encuentra gratis en línea tanto en inglés como en su español original.

Merece la pena leerlo, aunque no es siempre es sencillo. Pero el conocimiento y la sabiduría reales nunca se alcanzan fácilmente y aquí Huerta de Soto nos da una explicación detallada de todo lo que tenemos que saber acerca de cómo funciona la banca moderna: la historia y principios legales; la mecánica de los contratos de depósito; el papel de los tipos de interés; reserva fraccionaria y expansión del crédito; ciclos económicos y malas inversiones y críticas actualizadas de Keynes, el monetarismo y la banca libre.

Como tal, es el libro austriaco completo más importante sobre dinero en muchas décadas y merece una amplia audiencia.

Como hace el propio autor. Huerta de Soto, catedrático de economía aplicada en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid y laborioso sucesor en el negocio de seguros de vida de su familia, indudablemente se encuentra entre los grandes austriacos hoy en activo. Su obra antes mencionada sobre dinero y banca representa solo una parte de su producción académica, que también incluye trabajos importantes sobre Hayek, teoría legal y contratos, el papel del seguro en la economía (una pista: no aumenta la oferta monetaria) y la historia de los escolásticos españoles. De alguna manera consigue combinar el ser economista, escritor, profesor, CEO de seguros y mentor para académicos más jóvenes en una carrera prolífica. Y actualiza meticulosa y laboriosamente Dinero, crédito bancario y ciclos económicos constantemente, ofreciéndonos ya la tercera edición en inglés y múltiples ediciones en español.

Haceos un favor y conoced mejor a este hombre y su obra. Va a merecer la pena.

Aplicando un toque de empresario, Huerta de Soto advertía con sorprendente precisión sobre la crisis financiera y monetaria de 2008 en la primera edición de su tratado (1998, en español). Una década después, en pleno desarrollo de la crisis, Huerta de Soto escribía recordándonos sus predicciones anteriores: todo lo que le estaba ocurriendo entonces a Bear Stearns, AIG, Fannie Mae y Freddie Mac y Lehman Brothers, por no mencionar la crisis de la deuda soberana de Europa, era completamente predecible y de hecho inevitable. Todo quedaba a los pies del Banco de la Reserva Federal, el Banco Central Europeo, el Banco de Inglaterra, el Banco de Japón y otros pródigos y malos actores.

Solo los lectores de profesor Huerta de Soto (y compañeros de viaje como el Dr. Mark Thornton, que advirtióacerca de la burbuja inmobiliaria) estuvieron preparados para el puñetazo en el estómago que fue el crash de 2008.

Solo por esta razón deberíamos escucharlo por delante de la gran mayoría de los economistas monetarios, que fracasaron completamente incluso a la hora de ver la relación entre el relajamiento de la banca centralizada, los tipos bajos de interés, las malas inversiones y las burbujas.

También recomendamos su tratamiento psicológico titulado The Austrian School: Market Order and Entrepreneurial Creativity, publicado gratis en línea por el Institute of Economic Affairs. Es una introducción tan buena como la mejor al pensamiento austriaco: corta, agradable y sucinta con 113 páginas.

Huerta de Soto nos guía a través de los principios causal-realistas clave, comparando esos principios con el tratamiento neoclásico. Se apoya en el hombre que actúa, el emprendedor con conocimiento y capital limitados, como base del análisis económico: una persona que no se encuentra en ninguna parte en el tratamiento flotante y atemporal del capital homogéneo en macroeconomía. Y nos da soberbias breves instantáneas de Carl Menger, Eugen von Böhm-Bawerk, Ludwig von Mises y F.A. Hayek, junto con resúmenes de sus principales contribuciones. Acaba con una explicación del resurgimiento austriaco de la década de 1970, liderado por Murray Rothbard e Israel Kirzner, al tiempo que se defiende de algunas de las principales críticas empíricas de la teoría y el método austriacos.

Pero junto a las comparaciones nos da brillantes críticas del paradigma neoclásico supuestamente dominante, especialmente con respecto al constructo relativamente estático del equilibrio:

No es sorprendente que la economía actual, dominada por el formalismo matemático de los teóricos del equilibrio de ambas perspectivas, esté condenada a sufrir una gran crisis. Esta crisis deriva principalmente de las siguientes causas: primero, la preocupación esencial de los teóricos por los estados de equilibrio, que no tienen nada que ver con la realidad, sino que son solo estados que pueden analizarse a través de métodos matemáticos; segundo, el olvido absoluto del papel de los procesos dinámicos del mercado y la competencia en el mundo real o su estudio desde un ángulo desafortunado; tercero, la insuficiente atención al papel desempeñado en el mercado por la información subjetiva, el conocimiento y los procesos de aprendizaje, y cuarto, el uso indiscriminado de agregados macroeconómicos y el consiguiente olvido del estudio de la coordinación entre los planes de los agentes individuales que participan en el mercado. Todos estos factores explican la falta de entendimiento actual de la ciencia económica con respecto a los problemas más acuciantes de la vida económica real de nuestros tiempos y, por tanto, también son parte del estado de crisis y creciente pérdida de prestigio en el que, por lo general, encontramos actualmente nuestra disciplina. Todos los factores anteriores comparten un origen común: la falta de realismo en los supuestos y el intento de aplicar una metodología característica de las ciencias naturales a las ciencias de la acción humana, un campo completamente extraño. Es precisamente el estado actual de crisis de la disciplina lo que también explica el fuerte resurgimiento, a partir de 1974, de la Escuela Austriaca de economía, cuyos miembros han sido capaces de presentar un paradigma alternativo que es mucho más realista, coherente y fructífero, con el objetivo de reconstruir nuestra ciencia.

Este es el clásico Huerta de Soto, identificando no solo el fracaso ortodoxo en entender los elementos dinámicos en economía, sino también señalando las deficiencias de los agregados matemáticos y estadísticos para enseñarnos algo. Deberíamos recordar, como lo hace Huerta de Soto, que los economistas “ortodoxos” no solo fracasaron en entender el 2008, sino que se pasaron todo el siglo XX sin predecir el colapso de la antigua Unión Soviética. Ni previeron el colapso de la economía planificada de la URSS, ni entendieron los problemas fundamentales e inherentes del sistema económico antimercado dominante en el mundo en los últimos cien años. La imposibilidad el socialismo, tanto en términos de información del mercado como de derechos de propiedad, fue completamente olvidada por la comunidad keynesiana.

Pero Mises y Hayek tenían razón; Marx y Keynes se equivocaban. Jesús Huerta de Soto es un digno heredero de los primeros y un enemigo capaz de los segundos, o al menos de sus acólitos, que nos siguen acosando con sus fetiches de lado de la demanda.

Ludwig von Mises Institute.

Comments

comments

Por: Jeff Deist

Jesús Huerta de Soto es probablemente el pensador austro-libertario más importante que no estás leyendo, pero eso tiene fácil solución. Su increíble tratado bancario, titulado Dinero, crédito bancario y ciclos económicos se encuentra gratis en línea tanto en inglés como en su español original.

Merece la pena leerlo, aunque no es siempre es sencillo. Pero el conocimiento y la sabiduría reales nunca se alcanzan fácilmente y aquí Huerta de Soto nos da una explicación detallada de todo lo que tenemos que saber acerca de cómo funciona la banca moderna: la historia y principios legales; la mecánica de los contratos de depósito; el papel de los tipos de interés; reserva fraccionaria y expansión del crédito; ciclos económicos y malas inversiones y críticas actualizadas de Keynes, el monetarismo y la banca libre.

Como tal, es el libro austriaco completo más importante sobre dinero en muchas décadas y merece una amplia audiencia.

Como hace el propio autor. Huerta de Soto, catedrático de economía aplicada en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid y laborioso sucesor en el negocio de seguros de vida de su familia, indudablemente se encuentra entre los grandes austriacos hoy en activo. Su obra antes mencionada sobre dinero y banca representa solo una parte de su producción académica, que también incluye trabajos importantes sobre Hayek, teoría legal y contratos, el papel del seguro en la economía (una pista: no aumenta la oferta monetaria) y la historia de los escolásticos españoles. De alguna manera consigue combinar el ser economista, escritor, profesor, CEO de seguros y mentor para académicos más jóvenes en una carrera prolífica. Y actualiza meticulosa y laboriosamente Dinero, crédito bancario y ciclos económicos constantemente, ofreciéndonos ya la tercera edición en inglés y múltiples ediciones en español.

Haceos un favor y conoced mejor a este hombre y su obra. Va a merecer la pena.

Aplicando un toque de empresario, Huerta de Soto advertía con sorprendente precisión sobre la crisis financiera y monetaria de 2008 en la primera edición de su tratado (1998, en español). Una década después, en pleno desarrollo de la crisis, Huerta de Soto escribía recordándonos sus predicciones anteriores: todo lo que le estaba ocurriendo entonces a Bear Stearns, AIG, Fannie Mae y Freddie Mac y Lehman Brothers, por no mencionar la crisis de la deuda soberana de Europa, era completamente predecible y de hecho inevitable. Todo quedaba a los pies del Banco de la Reserva Federal, el Banco Central Europeo, el Banco de Inglaterra, el Banco de Japón y otros pródigos y malos actores.

Solo los lectores de profesor Huerta de Soto (y compañeros de viaje como el Dr. Mark Thornton, que advirtióacerca de la burbuja inmobiliaria) estuvieron preparados para el puñetazo en el estómago que fue el crash de 2008.

Solo por esta razón deberíamos escucharlo por delante de la gran mayoría de los economistas monetarios, que fracasaron completamente incluso a la hora de ver la relación entre el relajamiento de la banca centralizada, los tipos bajos de interés, las malas inversiones y las burbujas.

También recomendamos su tratamiento psicológico titulado The Austrian School: Market Order and Entrepreneurial Creativity, publicado gratis en línea por el Institute of Economic Affairs. Es una introducción tan buena como la mejor al pensamiento austriaco: corta, agradable y sucinta con 113 páginas.

Huerta de Soto nos guía a través de los principios causal-realistas clave, comparando esos principios con el tratamiento neoclásico. Se apoya en el hombre que actúa, el emprendedor con conocimiento y capital limitados, como base del análisis económico: una persona que no se encuentra en ninguna parte en el tratamiento flotante y atemporal del capital homogéneo en macroeconomía. Y nos da soberbias breves instantáneas de Carl Menger, Eugen von Böhm-Bawerk, Ludwig von Mises y F.A. Hayek, junto con resúmenes de sus principales contribuciones. Acaba con una explicación del resurgimiento austriaco de la década de 1970, liderado por Murray Rothbard e Israel Kirzner, al tiempo que se defiende de algunas de las principales críticas empíricas de la teoría y el método austriacos.

Pero junto a las comparaciones nos da brillantes críticas del paradigma neoclásico supuestamente dominante, especialmente con respecto al constructo relativamente estático del equilibrio:

No es sorprendente que la economía actual, dominada por el formalismo matemático de los teóricos del equilibrio de ambas perspectivas, esté condenada a sufrir una gran crisis. Esta crisis deriva principalmente de las siguientes causas: primero, la preocupación esencial de los teóricos por los estados de equilibrio, que no tienen nada que ver con la realidad, sino que son solo estados que pueden analizarse a través de métodos matemáticos; segundo, el olvido absoluto del papel de los procesos dinámicos del mercado y la competencia en el mundo real o su estudio desde un ángulo desafortunado; tercero, la insuficiente atención al papel desempeñado en el mercado por la información subjetiva, el conocimiento y los procesos de aprendizaje, y cuarto, el uso indiscriminado de agregados macroeconómicos y el consiguiente olvido del estudio de la coordinación entre los planes de los agentes individuales que participan en el mercado. Todos estos factores explican la falta de entendimiento actual de la ciencia económica con respecto a los problemas más acuciantes de la vida económica real de nuestros tiempos y, por tanto, también son parte del estado de crisis y creciente pérdida de prestigio en el que, por lo general, encontramos actualmente nuestra disciplina. Todos los factores anteriores comparten un origen común: la falta de realismo en los supuestos y el intento de aplicar una metodología característica de las ciencias naturales a las ciencias de la acción humana, un campo completamente extraño. Es precisamente el estado actual de crisis de la disciplina lo que también explica el fuerte resurgimiento, a partir de 1974, de la Escuela Austriaca de economía, cuyos miembros han sido capaces de presentar un paradigma alternativo que es mucho más realista, coherente y fructífero, con el objetivo de reconstruir nuestra ciencia.

Este es el clásico Huerta de Soto, identificando no solo el fracaso ortodoxo en entender los elementos dinámicos en economía, sino también señalando las deficiencias de los agregados matemáticos y estadísticos para enseñarnos algo. Deberíamos recordar, como lo hace Huerta de Soto, que los economistas “ortodoxos” no solo fracasaron en entender el 2008, sino que se pasaron todo el siglo XX sin predecir el colapso de la antigua Unión Soviética. Ni previeron el colapso de la economía planificada de la URSS, ni entendieron los problemas fundamentales e inherentes del sistema económico antimercado dominante en el mundo en los últimos cien años. La imposibilidad el socialismo, tanto en términos de información del mercado como de derechos de propiedad, fue completamente olvidada por la comunidad keynesiana.

Pero Mises y Hayek tenían razón; Marx y Keynes se equivocaban. Jesús Huerta de Soto es un digno heredero de los primeros y un enemigo capaz de los segundos, o al menos de sus acólitos, que nos siguen acosando con sus fetiches de lado de la demanda.

Ludwig von Mises Institute.

Comments

comments