Bolivia, con los impuestos más altos de la región y el mundo

Bolivia, con los impuestos más altos de la región y el mundo

|
arce catacora

Por: J. Gabriela Encinas Navia

En el marco del XXIX Seminario Regional de Política Fiscal, se presentó el informe anual Estadísticas Tributarias en América Latina, publicación en la que se hace referencia al incremento de los ingresos tributarios en los países de la región, a pesar del crítico escenario económico que viene atravesando la economía.

Según informó la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, en promedio, el ratio impuestos/Producto Interno Bruto (PIB) para los países de la región alcanzó 22,8% del PIB en 2015, cifra más alta al 22,2% registrado en 2014. A pesar de esta mejora en las recaudaciones en relación a la producción, el ratio de la región sigue siendo considerablemente más bajo al promedio registrado para los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) mismo que llega a 34,3% del PIB, 11,4 puntos porcentuales del PIB por debajo. El aspecto positivo, es que, para el 2015, esta diferencia entre el ratio promedio de América Latina y el Caribe y el de los países de la OCDE es el menor, desde que se cuentan con registros de estas variables.

Esta mejora en los ingresos tributarios resulta de un incremento en las recaudaciones de los impuestos sobre bienes y servicios, que se incrementaron en promedio 0,5 puntos porcentuales del PIB. En el caso de las recaudaciones del impuesto sobre la renta de personas físicas, impuestos sobre la propiedad y los ingresos por las contribuciones a la seguridad social, se registró un incremento de 0,1 puntos porcentuales del PIB, en cada uno de los casos mencionados. La mejora en las recaudaciones de estos impuestos contrarrestó la reducción en la recaudación del impuesto sobre la renta de personas jurídicas, que cayó en 0,2 puntos porcentuales del PIB; presentándose la primera caída en la recaudación del impuesto sobre la renta corporativa en la región desde el 2011.

El promedio regional histórico del ratio impuestos/PIB, evidencia un crecimiento sostenido; en 1995, 20 años atrás, éste llegaba a 17,1% del PIB. En lo que respecta a los resultados por países, se observan significativas diferencias, los resultados más altos se presentan en Cuba y Argentina con ratios de 38,6 y 32,1% del PIB, respectivamente. En el opuesto, se encuentran Guatemala y República Dominicana con lllos ratios más bajos de impuestos/PIB, 12,4 y 13,7% del PIB.

Considerando el ratio de 1995, la economía que incrementó de forma más significativa fue Argentina, registrando un incremento de 13,4 puntos porcentuales del PIB en los 20 años. Empero, cruzando esta información con los datos del Doing Business 2017, respecto al pago de impuestos, sitúan a este país entre los peores a nivel mundial, quedando en el puesto 178 entre 190 economías evaluadas.

Según los resultados de Argentina, si bien el número de pagos que debe realizarse por año es menor al promedio regional, 9 frente a 28,9 pagos, el tiempo que se destina en gestionarlos es considerablemente más alto, 359 horas anuales en relación a 342,6 horas anuales como promedio de América Latina y el Caribe. El dato más preocupante es la tasa de impuesto total que asciende a 106%, indicador que mide el importe de impuestos y contribuciones obligatorias que debe pagar una empresa durante su segundo año de actividad, expresada como porcentaje de las ganancias; a nivel regional esta tasa llega solamente a 46,3%.

En el caso de Bolivia, el ratio de impuestos/PIB de Bolivia llegó a 24,7%, superior al promedio regional y presentado el tercer incremento más significativo en la región respecto al ratio de 1995, que llegaba a 13,8% del PIB. Sin embargo, a pesar de este incremento en las recaudaciones impositivas tan significativo, se observan resultados poco favorables en el tema pago de impuestos del informe Doing Business 2017. Bolivia ocupa el puesto 186 entre 190 economías, constituyéndose en el cuarto país con mayor carga tributaria.

Los 3 indicadores que se utilizan para determinar esta posición muestran una compleja situación para las empresas en Bolivia. Según el ranking Doing Business, el número de pagos por año que debe gestionar una empresa promedio en el país asciende a 42, por encima del promedio de América Latina y del Caribe que llega a 28,9. De estos 42 pagos, 12 corresponden a las gestiones para el pago de contribuciones e impuestos laborales, 1 al pago de impuestos sobre los beneficios y los restantes 29 pagos se distribuyen en las gestiones para efectivizar el pago del resto de impuestos.

En cuanto a la cantidad de horas por año que se destinan a estos 42 pagos, llega a 1.025 horas, aspecto que se mantiene invariable desde hace 5 informes. Del total de horas anuales más de la mitad corresponden al pago de contribuciones e impuestos laborales, 507 horas, 110 horas anuales son destinadas a efectivizar el pago de impuestos sobre los beneficios y 408 horas al pago del resto de impuestos considerados.

Por último, la tasa de impuestos total como porcentaje de las ganancias, en Bolivia llega a 83,7%, considerablemente más alta al promedio de la región que se sitúa en 46,3% y solamente inferior a la de Argentina, considerando a los países de América del Sur. En este caso, producto de un significativo porcentaje, 64,8%, que corresponde al pago del resto de impuestos y 18,8% al pago de contribuciones e impuestos laborales.

Los resultados regionales hacen referencia a un incremento en los ingresos tributarios como porcentaje del PIB, constituyéndose en un aspecto favorable; sobre todo, cuando los ingresos fiscales provenientes de materias primas están cayendo. Sin embargo, en varios casos, como se observó, este incremento en la presión fiscal se presenta en un contexto complejo para el desarrollo de la actividad empresarial, producto de tiempos y tasas impositivas que restan competitividad.

Comments

comments

Por: J. Gabriela Encinas Navia

En el marco del XXIX Seminario Regional de Política Fiscal, se presentó el informe anual Estadísticas Tributarias en América Latina, publicación en la que se hace referencia al incremento de los ingresos tributarios en los países de la región, a pesar del crítico escenario económico que viene atravesando la economía.

Según informó la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, en promedio, el ratio impuestos/Producto Interno Bruto (PIB) para los países de la región alcanzó 22,8% del PIB en 2015, cifra más alta al 22,2% registrado en 2014. A pesar de esta mejora en las recaudaciones en relación a la producción, el ratio de la región sigue siendo considerablemente más bajo al promedio registrado para los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) mismo que llega a 34,3% del PIB, 11,4 puntos porcentuales del PIB por debajo. El aspecto positivo, es que, para el 2015, esta diferencia entre el ratio promedio de América Latina y el Caribe y el de los países de la OCDE es el menor, desde que se cuentan con registros de estas variables.

Esta mejora en los ingresos tributarios resulta de un incremento en las recaudaciones de los impuestos sobre bienes y servicios, que se incrementaron en promedio 0,5 puntos porcentuales del PIB. En el caso de las recaudaciones del impuesto sobre la renta de personas físicas, impuestos sobre la propiedad y los ingresos por las contribuciones a la seguridad social, se registró un incremento de 0,1 puntos porcentuales del PIB, en cada uno de los casos mencionados. La mejora en las recaudaciones de estos impuestos contrarrestó la reducción en la recaudación del impuesto sobre la renta de personas jurídicas, que cayó en 0,2 puntos porcentuales del PIB; presentándose la primera caída en la recaudación del impuesto sobre la renta corporativa en la región desde el 2011.

El promedio regional histórico del ratio impuestos/PIB, evidencia un crecimiento sostenido; en 1995, 20 años atrás, éste llegaba a 17,1% del PIB. En lo que respecta a los resultados por países, se observan significativas diferencias, los resultados más altos se presentan en Cuba y Argentina con ratios de 38,6 y 32,1% del PIB, respectivamente. En el opuesto, se encuentran Guatemala y República Dominicana con lllos ratios más bajos de impuestos/PIB, 12,4 y 13,7% del PIB.

Considerando el ratio de 1995, la economía que incrementó de forma más significativa fue Argentina, registrando un incremento de 13,4 puntos porcentuales del PIB en los 20 años. Empero, cruzando esta información con los datos del Doing Business 2017, respecto al pago de impuestos, sitúan a este país entre los peores a nivel mundial, quedando en el puesto 178 entre 190 economías evaluadas.

Según los resultados de Argentina, si bien el número de pagos que debe realizarse por año es menor al promedio regional, 9 frente a 28,9 pagos, el tiempo que se destina en gestionarlos es considerablemente más alto, 359 horas anuales en relación a 342,6 horas anuales como promedio de América Latina y el Caribe. El dato más preocupante es la tasa de impuesto total que asciende a 106%, indicador que mide el importe de impuestos y contribuciones obligatorias que debe pagar una empresa durante su segundo año de actividad, expresada como porcentaje de las ganancias; a nivel regional esta tasa llega solamente a 46,3%.

En el caso de Bolivia, el ratio de impuestos/PIB de Bolivia llegó a 24,7%, superior al promedio regional y presentado el tercer incremento más significativo en la región respecto al ratio de 1995, que llegaba a 13,8% del PIB. Sin embargo, a pesar de este incremento en las recaudaciones impositivas tan significativo, se observan resultados poco favorables en el tema pago de impuestos del informe Doing Business 2017. Bolivia ocupa el puesto 186 entre 190 economías, constituyéndose en el cuarto país con mayor carga tributaria.

Los 3 indicadores que se utilizan para determinar esta posición muestran una compleja situación para las empresas en Bolivia. Según el ranking Doing Business, el número de pagos por año que debe gestionar una empresa promedio en el país asciende a 42, por encima del promedio de América Latina y del Caribe que llega a 28,9. De estos 42 pagos, 12 corresponden a las gestiones para el pago de contribuciones e impuestos laborales, 1 al pago de impuestos sobre los beneficios y los restantes 29 pagos se distribuyen en las gestiones para efectivizar el pago del resto de impuestos.

En cuanto a la cantidad de horas por año que se destinan a estos 42 pagos, llega a 1.025 horas, aspecto que se mantiene invariable desde hace 5 informes. Del total de horas anuales más de la mitad corresponden al pago de contribuciones e impuestos laborales, 507 horas, 110 horas anuales son destinadas a efectivizar el pago de impuestos sobre los beneficios y 408 horas al pago del resto de impuestos considerados.

Por último, la tasa de impuestos total como porcentaje de las ganancias, en Bolivia llega a 83,7%, considerablemente más alta al promedio de la región que se sitúa en 46,3% y solamente inferior a la de Argentina, considerando a los países de América del Sur. En este caso, producto de un significativo porcentaje, 64,8%, que corresponde al pago del resto de impuestos y 18,8% al pago de contribuciones e impuestos laborales.

Los resultados regionales hacen referencia a un incremento en los ingresos tributarios como porcentaje del PIB, constituyéndose en un aspecto favorable; sobre todo, cuando los ingresos fiscales provenientes de materias primas están cayendo. Sin embargo, en varios casos, como se observó, este incremento en la presión fiscal se presenta en un contexto complejo para el desarrollo de la actividad empresarial, producto de tiempos y tasas impositivas que restan competitividad.

Comments

comments