Bitcoin, entre las nuevas burbujas más grandes

Bitcoin, entre las nuevas burbujas más grandes

|
bitcoin

El ciclo de crecimiento financiero que vive Occidente está siendo largo y ‘excesivamente’ alcista. Las grandes inyecciones de dinero y programas de estímulo llevados a cabo por los bancos centrales más importantes del mundo están creando ‘super-ciclos’ que amenazan con desestabilizar la economía global, según han informado dos pesos pesados de Morgan Stanley y Bank of America Merrill Lynch (BofAML).

El bitcoin se ha disparado un 380% este año, mientras que su capitalización se ha multiplicado por dos en el mismo periodo. Este brusco movimiento de la criptodivisa no es una anomalía, según Bank of America Merrill Lynch es uno de los efectos de una nueva era que va a estar caracterizada por la creación de mayores burbujas y posteriores caídas.

En la jornada presente, bitcoin sube poco más de un 2% y se coloca cerca de los 4.500 dólares por unidad de la divisa digital. En enero de este año esta divisa luchaba por mantenerse por encima de los 800 dólares la unidad.

Determinados activos están moviendo grandes cantidades de dinero en un espacio de tiempo relativamente corto, que incluso superan a las burbujas de activos como las de las acciones japonesas, según los estrategas de este banco.

Los grandes estímulos de los banco centrales

Desde el Banco de Japón a la Reserva Federal, la flexibilización cuantitativa ha inyectado a los mercados casi 14 billones de dólares en estímulos y ha suprimido las oscilaciones de precios, alentando a los operadores a apostar en contra de la volatilidad al tiempo que la toma de riesgos se ha multiplicado.

“Después de la crisis financiera, la generosidad de los bancos centrales parece inducir a aumentos de precios más rápidos y más abruptos que en el pasado”, según varios analistas, entre los que se cuenta Barnaby Martin. “El comportamiento especulativo en los activos está apareciendo con más frecuencia y en más mercados”.

Eso no quiere decir que las burbujas estén a punto de estallar, según han destacado los estrategas. El ciclo de crédito alcista sólo finalizará una vez que hayan cesado los flujos significativos; éstos sólo disminuirán si hay un “choque inflacionario” que altere la visión positiva que tiene el mercado de los tipos, sentenciaron los expertos.

Por otro lado, Ruchir Sharma, director de mercados emergentes de Morgan Stanley, destaca en una entrevista con Bloomberg que los prolongados mercados alcistas de acciones y bonos se han convertido en la mayor amenaza para la economía global.

Un posible colapso financiero

Este experto ha insinuado que la próxima crisis económica estará liderada por un colapso del mercado financiero y no por las posibles turbulencias que se produzcan en la economía real.

“El tamaño de la economía financiera -acciones y bonos a nivel mundial- es más de tres veces la economía subyacente. Es muy posible que algo suceda allí, lo que tiene un efecto de golpe en la economía, en lugar de al revés”, dijo Sharma en una entrevista el martes.

Teniendo en cuenta que los rendimientos globales de los bonos se han mantenido en descenso (los intereses que pagan han caído mientras que su precio ha subido), el aumento de los tipos de interés podría ser el catalizador para desatar la ira de los mercados, comenta Sharma. La segunda amenaza sí que estaría relacionada con la economía real y es una posible desaceleración del crecimiento mundial que tome por sorpresa a los participantes del mercado.

“Hemos visto el crecimiento global oscilar en un rango, y ahora estamos en el extremo superior de ese rango”, asegura el jefe de mercados emergentes de Morgan Stanley. “Posiblemente las sorpresas a la baja sobre el crecimiento económico podrían aparecer en los próximos seis meses”.

ElEconomista.es

Comments

comments

El ciclo de crecimiento financiero que vive Occidente está siendo largo y ‘excesivamente’ alcista. Las grandes inyecciones de dinero y programas de estímulo llevados a cabo por los bancos centrales más importantes del mundo están creando ‘super-ciclos’ que amenazan con desestabilizar la economía global, según han informado dos pesos pesados de Morgan Stanley y Bank of America Merrill Lynch (BofAML).

El bitcoin se ha disparado un 380% este año, mientras que su capitalización se ha multiplicado por dos en el mismo periodo. Este brusco movimiento de la criptodivisa no es una anomalía, según Bank of America Merrill Lynch es uno de los efectos de una nueva era que va a estar caracterizada por la creación de mayores burbujas y posteriores caídas.

En la jornada presente, bitcoin sube poco más de un 2% y se coloca cerca de los 4.500 dólares por unidad de la divisa digital. En enero de este año esta divisa luchaba por mantenerse por encima de los 800 dólares la unidad.

Determinados activos están moviendo grandes cantidades de dinero en un espacio de tiempo relativamente corto, que incluso superan a las burbujas de activos como las de las acciones japonesas, según los estrategas de este banco.

Los grandes estímulos de los banco centrales

Desde el Banco de Japón a la Reserva Federal, la flexibilización cuantitativa ha inyectado a los mercados casi 14 billones de dólares en estímulos y ha suprimido las oscilaciones de precios, alentando a los operadores a apostar en contra de la volatilidad al tiempo que la toma de riesgos se ha multiplicado.

“Después de la crisis financiera, la generosidad de los bancos centrales parece inducir a aumentos de precios más rápidos y más abruptos que en el pasado”, según varios analistas, entre los que se cuenta Barnaby Martin. “El comportamiento especulativo en los activos está apareciendo con más frecuencia y en más mercados”.

Eso no quiere decir que las burbujas estén a punto de estallar, según han destacado los estrategas. El ciclo de crédito alcista sólo finalizará una vez que hayan cesado los flujos significativos; éstos sólo disminuirán si hay un “choque inflacionario” que altere la visión positiva que tiene el mercado de los tipos, sentenciaron los expertos.

Por otro lado, Ruchir Sharma, director de mercados emergentes de Morgan Stanley, destaca en una entrevista con Bloomberg que los prolongados mercados alcistas de acciones y bonos se han convertido en la mayor amenaza para la economía global.

Un posible colapso financiero

Este experto ha insinuado que la próxima crisis económica estará liderada por un colapso del mercado financiero y no por las posibles turbulencias que se produzcan en la economía real.

“El tamaño de la economía financiera -acciones y bonos a nivel mundial- es más de tres veces la economía subyacente. Es muy posible que algo suceda allí, lo que tiene un efecto de golpe en la economía, en lugar de al revés”, dijo Sharma en una entrevista el martes.

Teniendo en cuenta que los rendimientos globales de los bonos se han mantenido en descenso (los intereses que pagan han caído mientras que su precio ha subido), el aumento de los tipos de interés podría ser el catalizador para desatar la ira de los mercados, comenta Sharma. La segunda amenaza sí que estaría relacionada con la economía real y es una posible desaceleración del crecimiento mundial que tome por sorpresa a los participantes del mercado.

“Hemos visto el crecimiento global oscilar en un rango, y ahora estamos en el extremo superior de ese rango”, asegura el jefe de mercados emergentes de Morgan Stanley. “Posiblemente las sorpresas a la baja sobre el crecimiento económico podrían aparecer en los próximos seis meses”.

ElEconomista.es

Comments

comments